jueves, 11 de abril de 2013

Cardiacs: "Heaven Born And Ever Bright" (1992)


Géneros/Categorías: Pronk?, Prog?, Punk?, Pop?, Psicodelia?, Avant-Rock?
País: Inglaterra
Información: Prog Archives


La mejor oportunidad para redefinir el sonido y naturaleza de Cardiacs se presentó entre otras razones gracias al radical cambio de formación, ahora a modo de cuarteto. Con Jon Poole en la guitarra eléctrica se habían llenado los huecos y vacíos que el instrumento había dejado por lo menos en On Land And In The Sea. Tim Smith se estaba ocupando ahora de forma espectacular y exclusiva en el apartado de los teclados y las voces, y en menor medida también en la guitarra.
El disco más desafortunado de Cardiacs, desde el punto de vista de Tim es precisamente Heaven Born And ever Bright. El líder de la banda opina en varias entrevistas que la crítica fue muy dura y severa con este disco pero que él está completamente satisfecho con los resultados. Además, otro motivo por el que el álbum es desafortunado es porque fue distribuido originalmente por Rough Trade que en aquellos tiempos quedó en quiebra dejando esta música fuera de circulación durante cierto tiempo. En 1995 fue relanzado por The Alphabet Business Concern con una portada diferente pero con los mismos tracks.
Yendo más lejos y desde el punto de vista de la discografía, este es el disco antecesor al que la mayoría de la gente considera la obra maestra definitiva de Cardiacs, Sing To God, de modo que esta producción de algún modo queda opacada y subvalorada.

No obstante a todo lo anterior el contenido de Heaven Born And Ever Bright brilla por sí mismo y permea la esencia y los ecos de la formación clásica de Cardiacs (el sexteto) con mezclas modernas que abandonan elementos que para la época ya eran obsoletos. Por ejemplo, atrás había quedado cualquier mínimo intento de new wave o de tendencias ska, pero incluso, los motivos pop de On Land And In The Sea fueron reducidos para ser entonces complementarios. Ex-integrantes de la banda participan activamente aquí: William D. Drake, Sara Smith y Christian Hayes pero no lo hacen en la misma proporción y los detalles de esto estan en la información del Line-up.


Abre el disco con una especial vibra espiritual, sincera que por su composición, letra y leitmotiv es considerada un himno. El tema fue compuesto por Tim con la ayuda de su hermano, Jim. Los optimistas coros -- haciendo uso de refinado vocubalurario-- que avanzan sólo junto con órganos de iglesia despiertan sensaciones extraordinarias, un homenaje total e intenso a The Alphabet Business Concern. Esta singular obra no tiene afinidad ni parecido con ninguna otra del Cardiacs del pasado o de sus trabajos futuros, surgió como una nueva idea y se materializó no como una extensión de su música, sino como un nuevo descubrimiento.

El resto de los tracks muestra también una producción impecable donde (ahora sí) se manifiestan tendencias punk llenas de frenéticos movimientos de todo instrumento, pero con guitarras más potentes y ejercicios bélicos demoledores. Este estilo alcanza su cúspide en canciones como Anything I Can't Eat donde Tim se luce perfectamente en los teclados y revienta también en el increíble For Good And All, que además logra un exquisito sentido melódico y asombrosos puentes rítmicos.
La otra línea que siguen obedece más a las tendencias del Cardiacs de los ochenta, con algunos temas con formato de canción y aprovechan entonces para generar creativos arreglos de guitarra acústica, ya sea acompañando al resto de los instrumentos o siendo una herramienta más determinista. Los modos vocales también empiezan a cambiar para quedar suavizados en estas secciones más melódicas.
Estas otras inclinaciones musicales tienen mucho sentido en la línea del tiempo de la banda porque de inmediato traen a la mente no sólo al Cardiacs del pasado, sino también al disco en solitario de Tim Smith, que para entonces ya estaba terminado pero que vio la luz 3 años después.

Los efectos de teclado sintetizado-entrecortado que experimentaron en el single Day Is Gone reaparecen también en Core que tiene una velocidad moderada, guiado por teclados, pero que tampoco queda en la categoría del formato de canción. Quizás este otro estilo revela y adelanta la faceta alternativa que terminarían por consolidar y ampliar en Sing To God.

Se despide el disco con un intro silencioso que viene siendo un reprise de Home Of Fadeless Splendour pero ahora sólo con una voz muy ligera y un piano acústico que nos introducen a un track de estructura más libre, que tiene un desarrollo instrumental hasta cierto punto, progresivo y que deriva en un cierre bastante impredecible y musicalmente vanguardista. Empieza a tener sentido que no es ninguna casualidad que en los discos de Cardiacs se deja para el final una canción que, o le da más sentido al disco conceptual, o bien que, es una exploración instrumental extendida. En este caso, se cumplen los dos criterios.

Mi valoración de Heaven Born And Ever Bright es y ha sido muy contextual, hay que entender que aquí empieza el Cardiacs de los noventas y con otra formación, que muchas características de aquí se reciclan o se mejoran en Sing To God y que por otro lado era necesaria una evolución que reactivara no sólo la agonizante tendencia punk de acelerados movimientos que habían abandonado, sino que también filtrara y dejara atrás los viejos estilos, ya no compatibles con lo nuevo. Partiendo de este análisis no considero que es justo decir que este es un disco flojo, menos todavía afirmar que es el disco menos disfrutable de Cardiacs.

Track List
1. The Alphabet Business Concern (Home Of Fadeless Splendour) (3:58)
2. She Is Hiding Behind The Shed (4:19)
3. March (3:17)
4. Goodbye Grace (3:56)
5. Anything I Can't Eat (3:24)
6. Helen And Heaven (3:08)
7. Bodysbad (4:06)
8. For Good And All (4:42)
9. Core (2:31)
10. Day Is Gone (3:17)
11. Snakes-A-Sleeping (8:25)

Line-up


-->Link en comentarios